× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases Mario Benedetti

Frases Mario Benedetti

Fue un escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo integrante de la generación del 45, a la que pertenecieron, entre otros, Idea Vilariño y Juan Carlos Onetti.

152


  • Es casi ley, los amores eternos, son lo más breves.



  • Fíjese que cuando sonríe se le forman unas comillas en cada extremo de su boca. Esa es mi cita favorita.



  • Porque tú siempre existes dondequiera, pero existes mejor donde te quiero.



  • Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo



  • Se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida.



  • Después de todo, la muerte es solo un síntoma de que hubo vida.



  • No te avergüences de ninguna pregunta, si es sincera. Generalmente son las respuestas las más acreedoras de vergüenza.



  • No sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices.



  • Hay pocas cosas tan ensordecedoras como el silencio.



  • Me besó sin pedir permiso y a mí me pareció la gloria. Le devolví el beso con hambre atrasada.



  • Aunque nos olvidemos de olvidar seguro que el recuerdo nos olvida.



  • El olvido está ahí no lo olvidemos.



  • Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.



  • Y para estar total, completa, absolutamente enamorado, hay que tener plena conciencia de que uno también es querido, que uno también inspira amor.



  • Nunca pensé que en la felicidad hubiera tanta tristeza.



  • Qué ridículo puede ser un beso visto desde fuera y sin embargo qué sabroso suele ser desde dentro.



  • Ya lo sabes sin tropos ni bengalas la traducción mejor es boca a boca en el beso bilingüe van circulando dulces noticias.



  • La muerte es una traición de Dios



  • Nos pasamos toda la vida soñando con deseos incumplidos, recordando cicatrices, construyendo artificial y mentirosamente lo que pudimos haber sido. cada vez somos menos verdaderos, más hipócritas; cada vez tenemos más vergüenza de nuestra verdad.”



  • La poesía es el género de la sinceridad última e irreversible.



  • Algunas cosas del pasado desaparecieron, pero otras abren una brecha al futuro y son las que quiero rescatar.



  • Llueve en el corazón, llueve en el alma.



  • Desde que los hijos educan a sus padres, se acabaron los complejos de Edipo.



  • Si el corazón se aburre de querer para qué sirve.



  • La vida es un paréntesis entre dos nadas. No soy creyente, pero creo en un dios interno llamado conciencia al que tenemos que rendir cuentas todos los días de nuestra vida.



  • Nunca debemos prometer algo, ya que son ataduras aterradoras. Cuando alguien no se siente amarrado, es más libre y se siente mejor.



  • Oigo pasos de alguien que jamás llegará.



  • Nunca pude imaginar que, dentro de la felicidad, pudiera haber tristeza.



  • Lo que más me gusta de vos es algo que no habrá tiempo capaz de quitártelo.



  • Mi estilo de querer es ese, un poco reticente, reservando el máximo sólo para grandes ocasiones.



  • El amor no es repetición. Cada acto de amor es un ciclo en sí mismo, una órbita cerrada en su propio ritual.



  • Siempre estoy de mal genio, como si algo dentro de mí se sintiera incómodo conmigo.



  • Tenemos menos tiempo que lugares, pero hay lugares que no duran apenas un minuto, y para cierto tiempo, no habrá lugar.



  • Más que besarla, más que acostarnos juntos; más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano, y eso era amor.



  • La muerte es una aburrida experiencia; para los demás, sobre todo para los demás.



  • Sé que voy a quererte sin preguntas, sé que vas a quererme sin respuestas.



  • Todo hombre nuevo debe cuidarse de la derecha diestra y de la izquierda siniestra.



  • Todos tenemos alguna vez un cómplice, alguien que nos guíe en el uso del corazón.



  • Estábamos, estamos, estaremos juntos. A pedazos, a ratos, a párpados, a sueños.



  • Y aunque no siempre he entendido mis culpas y mis fracasos, en cambio sé que en tus brazos el mundo tiene sentido.