Frases de Malcolm X

Frases de Malcolm X

Fue un orador, ministro religioso y activista estadounidense.

0


Nadie te puede dar libertad. Nadie te puede dar igualdad o justicia ni nada. Si eres un hombre, la tomas



No se puede separar la paz de la libertad, porque nadie puede estar en paz a menos que tenga su libertad.



Cuando el “yo” se reemplaza por el “nosotros”, incluso la enfermedad se convierte en bienestar



La educación es nuestro pasaporte para el futuro, porque el mañana pertenece a la gente que se prepara para el hoy.



Estoy a favor de la verdad, la diga quien la diga. Estoy a favor de la justicia, a favor o en contra de quien sea.



Sé pacífico, sé cortés, obedece la ley, respeta a todos; pero si alguien te pone la mano encima, envíalo al cementerio.



Sin críticas no hay triunfo.



A veces tienes que tomar un arma para bajar un arma.



No hay tal cosa como una revolución no violenta.



Por lo general, cuando la gente está triste, no hace nada. Solo lloran por su condición. Pero cuando se enojan, provocan un cambio.



El valor y respeto del tiempo determinan el éxito o el fracaso.



Los niños saben una lección que los adultos deberían aprender: a no avergonzarse del fracaso, en cambio levantarse e intentarlo de nuevo.



La mayoría de los adultos de mediana edad se han resignado al fracaso.



Cuando el «yo» se reemplaza por el «nosotros», incluso la enfermedad se convierte en bienestar.



Si alguien te pone las manos encima, asegúrate de que no las pondrá en nadie más.



Si no defiendes algo, caerás por cualquier cosa.



Lucho por la verdad sin importar quién la diga, lucho por la justicia sin importar quién se oponga.



En todas nuestras acciones, el valor correcto y el respeto al tiempo determina el éxito o el fracaso.



Para mí la única cosa peor que la muerte es la traición.



Si no estás dispuesto a morir por ella, pon la palabra «libertad» fuera de tu vocabulario.



La educación es nuestro pasaporte hacia el futuro, pues el mañana pertenece a los que se preparan hoy.



No tengas prisa por condenar porque él no hace lo que haces o piensa como piensas. Hubo un momento en que no sabías lo que sabes hoy.