× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Lionel Messi

Frases de Lionel Messi

Uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, junto con Maradona. Un orgullo para el pueblo argentino.

3


Tienes que luchar para alcanzar tu sueño. Tienes que sacrificarte y trabajar duro para lograrlo.



Siempre quiero más. Ya sea que se trate de un gol o de ganar un juego, nunca estoy satisfecho.



Algo en lo más profundo de mi persona me permite agarrar el éxito y seguir adelante tratando de ganar de nuevo.



Lo que hago es jugar fútbol, ​​que es lo que me gusta.



En el fútbol como en la relojería, el talento y la elegancia no significan nada sin rigor y precisión.



El día que piensas que no hay mejoras que hacer es triste para cualquier jugador de fútbol.



Debes luchar por alcanzar tu sueño. Tienes que sacrificarte y trabajar duro.



Sin la ayuda de mis compañeros no sería nada de nada. No ganaría títulos, ni premios ni nada.



Me preocupa más ser buena persona que ser el mejor jugador del mundo.



El día en que parezca que no hay mejoras por hacer será un día muy triste para cualquier jugador.



Rijkaard fue el técnico más importante para mí. Él confió en mí en el momento justo.



Siempre pensé que quería jugar profesionalmente, y siempre supe que para hacer eso tendría que hacer muchos sacrificios.



El día que no disfrute en el campo, voy a dejar el fútbol.



Mi hijo salió muy competitivo. Pero a mí también me gusta ganar, así que no le dejo (risas). Hasta cuando subimos alguna escalera y llega primero, se asegura de decirme que me ganó.



Barcelona es mi casa. Tanto la gente como el club me lo han dado todo.



El nacimiento de mi hijo Thiago es lo más lindo que me ha dado esta vida.



Con Neymar y Suárez somos amigos de verdad y eso nos permite jugar así.



La espina que me queda en mi carrera es la selección, que jugamos varias finales y no ganamos ninguna, pero así es el fútbol.



Me hicieron entender que la vida no es solo fútbol.



No puedes permitir que tu deseo de ser un ganador te afecte por alcanzar el éxito antes y creo que hay espacio para mejorar en cada deportista.



Tengo muchos años de conseguir ser mejor y mejor, y eso tiene que ser mi ambición.



Como he dicho muchas veces antes, siempre estoy más propenso a recordar los objetivos de su importancia más que si son bellas o no. Goles marcados en la final, por ejemplo.



Al final, cuando se termine todo esto, ¿Qué te llevas? Mi intención es que, cuando me retire, se me recuerde por ser buen tipo.



Había partidos en que no agarraba una, pero siempre estuve consciente de que yo era el crítico número uno conmigo mismo.



No me gusta perder a nada y trato de ser una ayuda para ganar.



Cambiaría mis cinco Balones de Oro por un Mundial.



El fútbol me encanta cuando lo hago, pero al terminar me dedico a mi familia.



Cuando entré en el vestuario y vi a Henry, no me atrevía a mirarle a la cara. Sabía todo lo que había hecho en Inglaterra.



Ronaldinho fue una gran ayuda para mí. Nunca es fácil entrar en un vestuario con 16 años.



Ni en un millón de años estará cerca de Maradona.



Me siento mal cuando perdemos. Me enfado y no quiero hablar con nadie.



Si por mí fuera, me quedaría en el Barcelona el resto de mi carrera.



Siempre me ha gustado realmente el fútbol, y siempre he dedicado mucho tiempo a ello.



Visca el Barça, visca Catalunya y aguante Argentina, la concha de su madre.



No importa si soy mejor que Cristiano Ronaldo, sino si Barça es mejor que el Real Madrid.



Con los árbitros y los rivales hablo más. Con los compañeros no es preciso. Hace tanto que jugamos juntos que nos entendemos con una mirada.



Estoy feliz con un balón en los pies. Mi motivación viene de jugar el juego que amo.



Mi insecto favorito es el mono.



Me gusta salir, pero tienes que saber cuándo se puede y cuando no se puede.



Cuando era niño, mis amigos me llamaban para salir con ellos, pero me gustaba quedarme en casa porque tenía entrenamiento al día siguiente.



He hecho sacrificios al dejar Argentina, dejando a mi familia para empezar una nueva vida. He cambiado mis amigos, mi gente. Todo. Pero todo lo que hice, lo hice por el fútbol, para lograr mi sueño.



Finales como la Copa del Mundo o la Copa del Rey, son las que se han quedado conmigo durante más tiempo o que recuerdo más.



Barcelona es mi casa, porque tanto el club como la gente de aquí me lo han dado todo, pero no voy a dejar de ser argentino.



Sabía que mi sueño era jugar en primera, que iba a pelear por eso y que lo iba a conseguir.



Si no me pagaran por ser un futbolista profesional estaría dispuesto a jugar por nada.



Es bueno que te valoren como persona, que tengan un buen concepto de ti más allá de meter muchos goles.



Me gusta meter goles, pero también tener amigos entre la gente con la que he jugado.



Siempre lo digo: salgo al campo pensando en ganar, no en meter muchos goles.



Nunca pienso en la jugada o visualizo cualquier cosa. Hago lo que se me viene en el momento. Instinto. Siempre ha sido de esta manera.



Poco a poco me estoy convirtiendo en algo mejor todo el tiempo. No he perdido la pasión para jugar.



Siendo famoso me da la oportunidad de ayudar a otras personas que realmente lo necesitan, especialmente los niños.



No necesito el mejor cabello o el mejor cuerpo. Solo denme un balón de fútbol y te mostraré lo que puedo hacer.



Algunas veces tienes que aceptar que no siempre puedes ganar.



Aún tengo mucho espacio para mejorar. Por ejemplo, quiero patear igual con ambos pies.



Mi familia siempre ha estado presente cuando más los necesito y a veces sienten más emociones que yo mismo.



Motivarme día a día no es un problema para mí.



No soy el tipo de chico que grita antes de un partido.



En una nota personal, yo creo que no me daré cuenta de lo que he logrado hasta que me retire.



Siempre que comienzo un año, empiezo con el objetivo tratando de lograr todo sin comparar lo que he logrado en otras temporadas.



Hay cosas más importantes en la vida que ganar o perder un partido.



Era lindo tener a Cristiano Ronaldo en La Liga por el prestigio que le daba. Excluyendo a él y a mí, los mejores jugadores del mundo son Mbappé, Neymar, Hazard, Suárez y el Kun.



Siempre cuesta digerir las derrotas y los malos resultados, pero mi hijo Thiago me obliga a comentar lo sucedido en el partido y explicar por qué no se ganó.



Desde los 13 años estoy en Barcelona, en el mejor equipo del mundo, en una de las mejores ciudades del mundo, mis hijos nacidos en Catalunya y no tengo necesidad de irme a ningún lado.



Hoy en día cambió todo y los jóvenes ya no son tan tímidos y entran ligeros. Entran de otra manera.



A Cristiano Ronaldo se le echaría de menos en cualquier equipo en el que hubiera estado y se marchase.



En un penalti tienes mucho más que perder que ganar. Aquí el portero se siente más cómodo. Si le meten el gol es normal, es un penalti. El que chuta está más obligado a meter que el portero a parar.



Hay veces que notas que las cosas buenas de tu país son las que más te alegran y, las malas, las que más te duelen.



Nunca se me pasó por la cabeza jugar con España.



Después de decir que dejaba la selección, lo pensé en frío y se estaba dando un mensaje erróneo a la gente que pelea por sus sueños.



No soy inmortal. Fue lo que vendió el periodismo deportivo, aunque son pocos los que piensan así.



Cuando hablo puede repercutir en todos lados, se puede interpretar de muchísimas maneras. Por eso intento tener cuidado y no meterme en líos.



Soy competitivo y me siento mal cuando perdemos. Lo puedes ver en mí cuando hemos perdido. Estoy enfadado. No me gusta hablar con nadie.