× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Kobe Bryant

Frases de Kobe Bryant

Fue un baloncestista estadounidense que disputó veinte temporadas en la NBA.

0


No me molesta para nada. ¿si tengo algún resentimiento? En absoluto. La vida es demasiado corta para quedarse de brazos cruzados guardando rencor.



Siempre tienes que estar al límite. Tienes que hacer cada entrenamiento, cada partido, como si fuese el último.



Voy a hacer lo que sea necesario para ganar partidos, ya sea sentado en un banco agitando una toalla, entregando un vaso de agua a un compañero o acertando el tiro ganador.



Mis padres son mi columna vertebral. Todavía lo son. Son las únicas personas que te apoyarán tanto si anotas cero puntos como si marcas cuarenta.



Todo lo negativo -presión, desafíos- son oportunidades para crecer.



Si tú no crees en ti, entonces nadie más lo hará.



En el baloncesto, lo mínimo que puedes exigir a un jugador es que lo de todo para hacer que gane su equipo. Y cuando un jugador hace eso, sólo te queda sentir el máximo respeto por él.



Disponte a sacrificar lo que sea, pero no comprometas nada en tu búsqueda por ser el mejor.



Dream Team solo hubo uno y fue el de 1992.



Ganar tiene prioridad sobre todo. No hay ninguna zona gris.



Estoy aquí. No iré a ninguna parte. No importa cuál sea la lesión, a menos que sea completamente debilitante, seré el mismo jugador que siempre he sido. Lo resolveré.



Todo lo negativo es una oportunidad para mí.



Lo importante es que tus compañeros de equipo deben saber que los estás presionando y que realmente quieres que tengan éxito.



No me identifico con la gente perezosa. No hablamos el mismo idioma.



No tengo nada en común con las personas perezosas que culpan a otros por su falta de éxito. Grandes cosas provienen del trabajo duro y la perseverancia. No hay excusas.



Los deportes son un gran maestro. Pienso en todo lo que me han enseñado: amistad, humildad, cómo resolver diferencias.



La dedicación ve que los sueños se hacen realidad.



Estos chicos jóvenes están jugando a las damas. Yo estoy aquí jugando al ajedrez.



Haré lo que sea necesario para ganar juegos, ya sea sentado en un banco agitando una toalla, entregando una taza de agua a un compañero de equipo o golpeando el tiro ganador.



En el momento en que te rindes, es el momento en que dejas que alguien más gane.



Lo más importante es tratar de inspirar a las personas para que puedan ser excelentes en lo que quieran hacer.



He jugado a través del sudor y del dolor, no porque me llamara el desafío, sino porque tú, baloncesto, me llamaste.



Una vez que sabes cómo se siente el fracaso, la determinación persigue el éxito.



Hay noches en las que dudo de mí. Estoy inseguro. Tengo miedo al fracaso…Todos tenemos dudas, no hay que negarlo. Pero también no capitulamos y seguimos adelante.