× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Juvenal

Frases de Juvenal

Fue un poeta romano, activo a finales del siglo I y comienzos del siglo II, autor de dieciséis sátiras.

0


  • El único camino que conduce a una vida tranquila es el que pasa a través de las virtudes.



  • La venganza es siempre el débil placer de una mente pequeña y estrecha.



  • Nunca la naturaleza dice una cosa y la sabiduría otra.



  • Todos desean saber, pero pocos pagar el trabajo que vale.



  • Nunca la sabiduría dice una cosa y la naturaleza otra.



  • El marido es el último en enterarse del deshonor de su casa.



  • Las bromas son como la sal: se deben usar con gran precaución.



  • Un hombre que no tiene nada puede silbar frente a la cara del bandido.



  • Nadie se hace malvado de repente.



  • Nunca es largo el camino que conduce a casa de un amigo.



  • Nunca la sabiduría dice una cosa y la naturaleza otra.



  • La venganza es más dulce que la vida misma.



  • En la venganza encontramos el abyecto placer de una mente abyecta.



  • Lo que da valor a un placer es usarlo raramente.



  • Es locura manifiesta vivir precariamente para poder morir rico.



  • Los demás hombres son dueños de su fortuna; el avaro es el esclavo de la suya.



  • El mayor crimen es preferir la vida al honor y, por vivir la vida, perder la razón de vivir.



  • La integridad del hombre se mide por su conducta, no por sus profesiones.



  • Un solo camino conduce a una vida de paz. El camino de la virtud.



  • Hay una lujuria en el hombre, ningún encanto puede domar, de publicar en voz alta la vergüenza de nuestro vecino.



  • Algunos hombres hacen fortunas, pero no para disfrutarlas; cegados por la avaricia, viven para hacer fortunas.



  • Éstas son las penas de quienes viven largos años: en medio de pérdidas familiares, continuamente renovadas, llegan a la vejez envueltos en lágrimas, luto y perpetua tristeza.



  • Es una gran locura la de vivir pobre para morir rico.



  • Los hombres que tienen los mismos vicios se sostienen mutuamente.



  • Este es el castigo más importante del culpable; nunca ser absuelto en el tribunal de su propia conciencia.