× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de John Adams

Frases de John Adams

Fue un estadista estadounidense y padre fundador que se desempeñó como primer vicepresidente y segundo presidente de los Estados Unidos.

0


  • El poder siempre piensa que está haciendo la voluntad de Dios cuando está violando todas sus mandamientos.



  • Dado que el poder corrompe, las demandas de la sociedad por una autoridad moral incrementan conforme la importancia de la posición aumentan.



  • La felicidad de la sociedad es el fin del gobierno.



  • La libertad no se puede conservar sin conocimiento general entre la gente.



  • Piensa en tus antepasados. Piensa en tu posteridad.



  • Por mucho que yo converso con sabios y héroes, tienen muy poco de mi amor y admiración. Anhelo escena rural y doméstico, para el trinar de los pájaros y el parloteo de mis hijos.



  • La Declaración de Independencia que siempre consideró como un espectáculo teatral. Jefferson se escapó con todo el efecto de esa etapa... y toda la gloria de la misma.



  • Recuerde, la democracia nunca dura mucho. Pronto se residuos, tubos de escape, y se asesina. Nunca hubo una democracia que no se suicidó.



  • Democracia... mientras dura es más sangrienta que cualquiera aristocracia o la monarquía. Recuerde, la democracia nunca dura mucho. Pronto se residuos, tubos de escape, y se asesina. Nunca hay una democracia que no se suicidó.



  • Hay peligro de todos los hombres. La única máxima de un gobierno libre debe ser de confiar en ningún hombre con el poder de poner en peligro la libertad pública.



  • Un gobierno de leyes y no de hombres.



  • Las mentes viejas son como los caballos viejos; debes ejercitarlos si deseas mantenerlos en buen estado de funcionamiento.



  • La esencia de un gobierno libre consiste en saber poner un freno eficaz a todas las rivalidades.



  • Las negociaciones públicas y las intrigas secretas de los ingleses (judíos) y los franceses (judíos) se han empleado durante siglos en todas las cortes y países de Europa.



  • El deseo de ser observado, considerado, estimado, elogiado, amado y admirado por sus semejantes es una de las disposiciones más tempranas y vivas descubiertas en el corazón del hombre.



  • Aprendamos tierna y amablemente, por lo tanto, los medios del conocimiento. Nos atrevemos a leer, pensar, hablar y escribir.



  • Nunca participé en asuntos públicos por mi propio interés, placer, envidia, celos, avaricia o ambición, o incluso por el deseo de la fama.