Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Herbert Spencer

Frases de Herbert Spencer

Fue un naturalista, filósofo, sociólogo, psicólogo y antropólogo inglés.

0


  • El gran objetivo de la educación no es el conocimiento, sino la acción.



  • El gran objetivo del aprendizaje no es el conocimiento, sino la acción.



  • Si es deber respetar los derechos de los demás, es también un deber mantener los propios.



  • Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean. Todo hombre es libre de hacer lo que quiera mientras no infrinja la libertad de los demás.



  • Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.



  • La civilización es un progreso de una homogeneidad indefinida e incoherente a una heterogeneidad definida y coherente.



  • El progreso no es un accidente, es una necesidad, una parte de la naturaleza.



  • Si los hombres emplean su libertad de tal manera que renuncian a ésta, ¿puede considerárseles por ello menos esclavos? Si el pueblo elige por un plebiscito a un déspota para gobernarlo, ¿sigue siendo libre por el hecho de que el despotismo ha sido su propia obra?



  • Educar es formar personas aptas para gobernarse a sí mismas y no para ser gobernadas por otros.



  • Como debe haber moderación en otras cosas, debe haber moderación en la autocrítica.



  • La pregunta para los políticos debería ser: ¿Qué tipo de estructura social estoy tendiendo a producir? Pero esta es una pregunta que nunca entretiene.



  • Si es un deber el respetar los derechos de los demás, también lo es el defender los propios.



  • No se mide el amor por el número de caricias, sino por la frecuencia con que uno y otro se comprenden.



  • Todo el socialismo implica esclavitud.



  • La sociedad existe para el beneficio de sus miembros, no los miembros para beneficio de la sociedad.



  • El anarquista niega el derecho de todo gobierno -sea autocrático o democrático- a inmiscuirse en su libertad individual.



  • En fin de cuentas, la opinión es determinada por el sentimiento y no por el entendimiento.