× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Henri-Frédéric Amiel

Frases de Henri-Frédéric Amiel

Fue un filósofo, moralista y escritor suizo, autor de un célebre Diario íntimo.

0


  • Mira dos veces para ver lo exacto; mira una sola vez para ver lo hermoso.



  • Quien tiene demasiado miedo de ser engañado, ha perdido el poder de ser magnánimo.



  • Saber envejecer es una obra maestra de la sabiduría y una de las partes más difíciles del gran arte de vivir.



  • La paz de hecho no es la paz de principio.



  • No hay respeto por otros sin humildad por uno mismo



  • La bondad es el principio del tacto, y el respeto por los otros es la primera condición para saber vivir



  • No hay respeto hacia otros sin humildad.



  • La destreza ayuda en todo, pero no basta.



  • El hombre que no tiene vida interna es un esclavo de sus alrededores.



  • El hombre que pretende ver todo con claridad antes de decidir, nunca decide.



  • El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos.



  • Saber cómo sugerir es el arte de la enseñanza.



  • Encanto: la calidad en los demás que nos hace más satisfechos con nosotros mismos.



  • Saber sugerir es el arte de enseñar.



  • Lo bello es superior a lo sublime, porque es permanente y no sacia, mientras que lo sublime es relativo, pasajero y violento.



  • El encanto es una cualidad de los demás que nos hace más satisfechos de nosotros mismos.



  • Lo inacabado no es nada.



  • El orden es la necesidad de una gran persona y su verdadero bienestar.



  • No habrá respeto por los demás sin humildad en uno mismo.



  • El respeto mutuo implica discreción y reserva incluso en el amor mismo; significa preservar la mayor libertad posible para aquellos cuya vida compartimos.



  • Las lágrimas son el símbolo de la incapacidad del alma para refrenar su emoción y retener el dominio de sí mismo.



  • El análisis mata la espontaneidad.



  • Paga a la gente mala con tu bondad; lucha contra su odio con tu bondad. Incluso si no logras una victoria sobre otras personas, te conquistarás a ti mismo.



  • Tu cuerpo es templo de la naturaleza y del espíritu divino. Consérvalo sano, respétalo, estúdialo y concédele sus derechos.



  • Hacer fácilmente lo que otros encuentran difícil es el talento; hacer lo que es imposible para el talento es genial.



  • Un hombre debe ser capaz de cortar un nudo, porque todo no se puede desatar; debe saber desvincular lo que es esencial del detalle en el que está envuelto, porque todo no puede ser considerado por igual; en una palabra, debe ser capaz de simplificar sus deberes, sus negocios y su vida.



  • El sacrificio, que es la pasión de las grandes almas, nunca ha sido la ley de las sociedades.



  • El sacrificio todavía existe en todas partes, y en todas partes los elegidos de cada generación sufren por la salvación del resto.



  • La indiferencia ante los problemas morales es la enfermedad de las clases ilustradas.



  • El deber es la necesidad voluntaria, la carta de nobleza del hombre.



  • Cualquier paisaje es una condición del espíritu.



  • Cada paisaje es, por así decirlo, un estado del alma, y quien penetra en ambos queda asombrado al descubrir cuanta semejanza existe en cada detalle.



  • Sabes cómo sugerir es el arte de la pedagogía.