× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Gregorio Marañón Frases

Gregorio Marañón Frases

Fue un médico internista, científico, historiador, escritor y pensador español.

0


  • El trabajo sin prisa es el mayor descanso para el organismo.



  • No sabrás todo lo que valgo hasta que no pueda ser junto a ti todo lo que soy.



  • La capacidad de entusiasmo es signo de salud espiritual.



  • Tienes más cualidades de lo que tú mismo crees; pero para saber si son de oro bueno las monedas, hay que hacerlas rodar, hacerlas circular. Gasta tu tesoro.



  • No son los dos sexos superiores o inferiores el uno al otro. Son, simplemente, distintos.



  • Los celos son siempre el instrumento certero que destruye la libertad interior y elimina en la compañía toda la felicidad posible.



  • Toda la historia del progreso humano se puede reducir a la lucha de la ciencia contra la superstición.



  • El hombre es el que hace la historia; la mujer tiene la misión de hacer al hombre padre de la historia.



  • La pasión femenina es una selva oscura nunca explorada del todo, selva hecha a la vez de desinterés infinito y de ímpetu celoso de la posesión exclusiva.



  • Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir.



  • La vida es nueva cada día.



  • Es una ley inexorable en la vida de los sexos, la acción anafrodisíaca de la costumbre.



  • La dictadura no se evita declamando contra ella, sino haciéndola innecesaria con nuestra rigurosa disciplina del deber.



  • La inteligencia resplandece al contacto de las dificultades, como el fósforo se enciende al ser frotado con una superficie áspera.



  • Una preocupación es como un sentido nuevo que se abre en nuestro espíritu y que nos permite percibir mil cosas, ignoradas para el que pasa, distraído al lado del problema que nos obsesiona.



  • Toda la obra de la educación no es más que una superaciónética de los instintos.



  • La verdadera grandeza de la ciencia acaba valorándose por su utilidad.



  • La especie más temible de los vanidosos es la de los que tienen, en efecto, motivos para su vanidad.



  • El número puede crear la autoridad, pero no la competencia.



  • En este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas.



  • La multitud ha sido en todas las épocas de la historia arrastrada por gestos más que por ideas. La muchedumbre no razona jamás.