× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Georg Christoph Lichtenberg

Frases de Georg Christoph Lichtenberg

Fue un científico y escritor alemán. Fue profesor de la Universidad de Gotinga.

0


  • Si de pronto los hombres se volvieran virtuosos, muchos miles se morirían de hambre.



  • Las falsedades más peligrosas son verdades moderadamente distorsionadas.



  • El primer paso de la sabiduría es echar la culpa a todo; el último reconciliarse con todo.



  • El amor es ciego, pero el matrimonio le restaura la vista.



  • Cuando se llega a los límites de las cosas que nos hemos fijado, o incluso antes de llegar a ellas, podemos mirar hacia el infinito.



  • El renombre y el reposo no compaginan.



  • No nos hacemos mejores cuando ocultamos nuestros defectos; antes bien, nuestro valor moral aumenta con la sinceridad con que nos confesamos.



  • Hay un estado, que al menos en mi no es muy raro, en el que uno soporta igualmente mal la presencia o la ausencia de una persona amada; al menos en la presencia no encuentra el placer que, a juzgar por la intolerabilidad de la ausencia, debería esperar de ella.



  • Todo el mundo admite que las historias obscenas que uno mismo escribe, distan de tener un efecto tan peligroso como las escritas por otros.



  • A la gloria de los más famosos se adscribe siempre algo de la miopía de los admiradores.



  • Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto.



  • La convicción segura de que podríamos si quisiéramos es la razón por la que tantas buenas mentes están ociosas.



  • Una vez que conocemos nuestras debilidades, dejan de hacernos daño.



  • La virtud por premeditación no vale mucho.



  • El nivel más alto que puede alcanzar una mente mediocre pero experimentada es un talento para descubrir las debilidades de aquellos más grandes que ella misma.



  • La mosca que no quiere ser cazada está más segura cuando se posa en el cazamoscas.



  • La enfermedad es la mayor imperfección del hombre.



  • Quien tiene menos de lo que desea, ha de saber que tiene más de lo que vale.



  • No hay mayor obstáculo para el progreso de las ciencias que el deseo de ver que tiene lugar muy rápidamente.



  • Hay que juzgar a los hombres no por sus opiniones, sino por lo que sus opiniones han hecho de ellos.



  • Es extraño que sólo las personas extraordinarios hagan descubrimientos que luego aparecen de manera fácil y sencilla.



  • Los defensores más acalorados de una ciencia, que no pueden soportar el más mínimo desprecio de ella, suelen ser los que no han progresado mucho en ella y son secretamente conscientes de este defecto.



  • , «El hombre es tan perfeccionista y corruptible que puede llegar a ser un necio a través del buen sentido.



  • Un niño inteligente criado con un necio puede volverse necio.



  • Transformar necios en genios, o madera de haya en madera de roble, es, sin duda, tan difícil como convertir el plomo en oro.



  • Muchas cosas sobre nuestros cuerpos no nos parecerían tan sucias y obscenas si no tuviéramos la idea de nobleza en nuestras cabezas.



  • El hombre es una obra maestra de la creación si no por otra razón que eso, a pesar de todo el peso de la evidencia del determinismo, él cree que tiene libre albedrío.



  • El individuo común siempre se ajusta a la opinión predominante y la moda predominante; él considera el estado en el que todo existe ahora como el único posible y lo acepta pasivamente todo… Al genio siempre se le ocurre preguntar: ¿Podría esto tampoco ser falso?.



  • Intentar modificar el carácter de un hombre es como tratar de enseñar a una oveja a tirar de un carro.



  • Ciertos hombres de mal corazón creen reconciliarse con el cielo cuando dan una limosna.



  • El orden conduce a todas las virtudes. ¿Pero qué conduce al orden?



  • No te dejes contagiar, no des ninguna opinión como tuya antes de ver si se adecúa a ti, mejor opina tú mismo.



  • Nada revela mejor el carácter de los hombres que una burla tomada a mal.



  • El sentimiento de la salud se adquiere solamente mediante la enfermedad.