× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Envidia

1.3k

  • Nunca odies a la gente que te envidia. Respétalos porque ellos creen que eres mejor que ellos.



  • La gente normalmente te odia por tres razones: quieren ser como tú, te ven como una amenaza o se odian a si mismos.



  • Un corazón envidioso no puede ser original.



  • Si quieres tener espacio en lo más alto, prepárate para que surjan en tu vida los envidiosos.



  • La única persona a la que merece la pena envidiar es la que no envidia a los demás.



  • La envidia no come nada excepto su propio corazón.



  • Cuanto mejor es el bueno, tanto más molesto es para el malo.



  • La gente que no tiene vida siempre intentará comenzar el drama en la tuya.



  • La envidia y la ira acortan la vida.



  • La envidia es ciega y no tiene otra cualidad que la de apartarse de la virtud.



  • El hombre envidioso piensa que, si su vecino se rompe una pierna, solo podrá andar mejor.



  • No tengo tiempo para preocuparme por la gente que no me gusta. Estoy demasiado ocupando amando a la gente que quiero.



  • No envidies a un pecador; no sabes que desastre le espera.



  • No envidies el éxito de otros. Sé generoso de espíritu y felicítalos de todo corazón.



  • La flor que es única no necesita envidiar las espinas que son numerosas.



  • Con algunas flores en mi jardín, media docena de fotos y algunos libros, vivo sin envidia.



  • Cuando te muestras al mundo y enseñas tus talentos, naturalmente causas todo tipo de resentimiento, envidia y otras manifestaciones de inseguridad. No puedes pasar tu vida preocupándote de los lindos sentimientos de otros.



  • Las personas que te odian envidian tu libertad.



  • Analízate a ti mismo. Todas las emociones se reflejan en el cuerpo y la mente. La envidia y el miedo provocan a la cara palidecer, el amor la hace brillar.



  • No prestes atención a los que hablan a tu espalda. Simplemente significa que están por detrás tuya.



  • Bendecido es el que ha aprendido a admirar pero no envidiar, a seguir pero no a imitar, a alabar pero no adular, y a seguir pero no a manipular.



  • La compañía de ciertas personas promueven nuestra generosidad y sensibilidad, mientras que la de otros nos despierta la competitividad y envidia.



  • El hombre ocupado ayudando al hombre que esta por debajo de él, no tendrá tiempo de envidiar al hombre que esta sobre él.



  • Malgastamos nuestro tiempo envidiando a personas que no nos gustaría ser.



  • Al igual que una polilla roe una prenda de vestir, la envidia consume al hombre.