× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Enfado

289

  • Un hombre es tan grande como las cosas que le hacen enojar.



  • Con un abrazo, en pocos minutos eliminarás todo el dolor y enojo.



  • Las batallas contra nuestra exaltada lengua las perdemos en casi toda ocasión.



  • Si tu enojo disminuye con el tiempo, cometiste injusticias; si aumenta, sufriste injusticias.



  • Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón ardiente con la intención de tirárselo a otra persona, pero quien se quema eres tú.



  • No digas palabras hirientes cuando estás de mal humor, tu estado de ánimo cambiará, pero nunca podrás reemplazar las palabras que dijiste.



  • Los tornados. La vida es como un tornado. Paz, furia, y paz de nuevo.



  • ¿Cómo podría la misma gente haber construido tales iglesias y (cientos de años después) haber destruido tantas de ellas en un arranque de furia ciega?.



  • Si pasas tu tiempo esperando que alguien sufra las consecuencias por lo que le hicieron a tu corazón, entonces estás permitiendo que te lastimen por segunda vez, en tu mente.



  • La espada más aguda es una palabra pronunciada con enojo.



  • Por cada golpe que nuestra furia da, es seguro golpearnos a nosotros mismos al fin.



  • Si no deseas ser propenso al enojo, no alimentes el hábito. No le des nada que pueda hacer que aumente.



  • La embriaguez del enojo, como la de la uva, nos expone ante los demás, pero nos esconde de nosotros mismos.



  • Un hombre enojado es siempre un hombre estúpido.



  • El enojo es útil solo hasta cierto punto. Después de eso, se convierte en rabia, y la rabia hará que nada te importe.



  • Si puedo encontrar la fuente de mi ira, puedo convertir esa energía negativa en algo positivo.



  • Por lo general, cuando la gente está triste, no hace nada. Solo lloran por su condición. Pero cuando se enojan, provocan un cambio.



  • El hombre que está dominado por el enojo no conoce lo que es aparente y no observa la ley. Ese hombre a quien el odio acompaña, se vuelve como una negra oscuridad.



  • El enojo es estúpido, y es más probable que te mate la estupidez que la espada de tu oponente.



  • Un necio da plena libertad a su enojo, pero un hombre sabio se mantiene bajo control.



  • La amargura es como el cáncer. Se come al anfitrión. Pero el enojo es como el fuego. Quema todo hasta dejarlo en cenizas.



  • Todas las personas enojonas deben ser tratadas, por los prudentes, como niños.



  • Nunca te vayas a la cama enojado. Quédate y pelea.



  • No te aferres al enojo, daño o dolor. Roban tu energía y te alejan del amor.



  • Estaba enojado con mi amigo: verbalicé mi enojo, mi enojo terminó. Estaba enojado con mi enemigo: no lo verbalicé, mi enojo creció.



  • El mejor guerrero nunca está enojado.



  • Los celos, esa repugnante combinación de posesividad, desconfianza, furia y humillación, pueden invadir tu mente y amenazar tu corazón al contemplar a tu rival.



  • ¡Debemos aprender a estallar! Cualquier enfermedad es más saludable que la provocada por una ira acumulada.



  • Así que tratas de pensar con quién estás enojado y la respuesta inevitable brota en tu pequeño cerebro deformado: con todo el mundo.



  • El enojo hace ingeniosos a los hombres aburridos, pero los mantiene pobres.



  • Cuando aprietas el puño, nadie puede poner nada en tu mano, ni tu mano puede recoger nada.



  • El enojo es una enfermedad noble, el fracaso generoso de los justos, el único grado que se eleva por encima del celo, afirmando la prerrogativa de la virtud.



  • Cuánto más graves son las consecuencias del enojo que las causas del mismo.



  • El enojo es una señal, una que vale la pena escuchar.



  • El enojo es una emoción válida. Solo es malo cuando toma el control y te hace hacer cosas que no quieres hacer.



  • La ira es el rival de la no violencia y el orgullo es un monstruo que se lo traga.



  • Un hombre no puede comer enojo para el desayuno y dormir con él por la noche sin sufrir daño en el alma.



  • Es importante que la gente tenga en cuenta que mientras el enojo es un sentimiento que todo el mundo tiene, la agresión es solo una opción.



  • El enojo provee armas.



  • El enojo te hace más pequeño, mientras que el perdón te obliga a crecer más allá de lo que eres.



  • La rebelión civil es el acto de tomar nuestra ira y convertirla en ira sagrada. Es un gesto personal y colectivo de resistencia e insistencia.



  • El fuego ve su fuerza disminuida por el agua, no por el viento; el enojo debe ser disipado por palabras frías, y no por amenazas espasmódicas.



  • El enojo nunca aparece sin razón, pero rara vez aparece con una buena.



  • Es sabio dirigir el enojo hacia los problemas, no hacia la gente. Para concentrar tus energías en respuestas, no en excusas.



  • El enojo es inquietud o desconcierto de la mente al recibir cualquier lesión, con un propósito actual de venganza.



  • El enojo es un ácido que puede hacer más daño al recipiente en el que se almacena que a cualquier cosa en la que se vierte.



  • El mal que despierta nuestro enojo pasional encuentra en nosotros sólo un medio. Pasa a través de nosotros como una vibración e infligimos lo que hemos sufrido.



  • El enojo es una emoción violenta, vengativa y peligrosa para el que es conducido por ella.



  • Redirije la energía sustancial de tu frustración y conviértala en una determinación positiva, segura e imparable.



  • Estar enojado es vengar el error de los demás sobre nosotros mismos.