× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Émile Zola

Frases de Émile Zola

Fue un escritor francés, considerado el padre y el mayor representante del naturalismo.

0


La belleza es un estado de ánimo.



Si la gente simplemente ama a los demás solo un poco, pueden ser muy felices



El artista no es nada sin el don, pero el don no es nada sin trabajo.



Nada desarrolla tanto la inteligencia como viajar.



Creo que el futuro de la humanidad está en el progreso de la razón a través de la ciencia.



El pasado no era más que el cementerio de nuestras ilusiones: uno simplemente se golpeaba los dedos de los pies en las lápidas.



Prefiero morir de pasión que de aburrimiento.



Amar no es nada; es menester que el amor tenga frutos de bendición.



Apaga la vela, que no necesito ver el color de mis ideas.



El destino de los animales es de mucha mayor importancia para mí que el miedo a verme ridículo.



El novelista está formado por un observador y un experimentador.



El pensamiento es un hecho. De todas las obras, la que más fertiliza el mundo.



El talento no se enseña, crece en el sentido que le place.



El trabajo es la gran ley, la fuente de La vida.



Era una espera sin esperanza, con la certeza de que la muerte no perdonaría.



Feliz tú, que puedes tener tanta sangre fría…Yo tengo ratos en que me vuelvo loco.



Hay dos hombres en el interior del artista, el poeta y el artesano. Se nace poeta y se convierte en artesano.



La honradez absoluta no existe en mayor cantidad que la salud perfecta. En todos nosotros hay un fondo de animal humano, al igual que hay un fondo de enfermedad.



La juventud es inmoderada en sus deseos.



La perfección es una molestia de la que a menudo me arrepiento, como de la de haberme curado del consumo de tabaco.



La realidad y la miseria me oprimen y, sin embargo, sueño todavía.



La verdad está en marcha y nada lo detendrá.



Lo repito con una certeza aún más vehemente: la verdad está en marcha y nada la detendrá.



Nada está nunca acabado, basta un poco de felicidad para que todo vuelva a empezar.



No hay nada que desconcierte más a un espíritu que una instrucción inconexa: lo vuelve vano y presuntuoso.



No puede decir que he visto algo hasta que lo haya fotografiado.



No soy optimista, quiero ser optimista.



Repito con la más vehemente convicción: la verdad está en camino, y nada la detendrá.



Sabe demasiado para ser novelista.



Si me preguntas para que vine a este mundo, te responderé: para vivir en voz alta.



Una obra de arte es un rincón de la creación, visto a través de un temperamento.