Frases de Aristóteles

Frases de Aristóteles

Fue un filósofo de Antigua Grecia. Es considerado uno de los padres de la filosofía occidental. Sus ideas han ejercido una enorme influencia sobre la historia intelectual de Occidente.​​​

0


El antídoto para cincuenta enemigos es un amigo.



El que ha superado sus miedos será verdaderamente libre



El que nunca ha aprendido a obedecer no puede ser un buen comandante



El que no puede ser un buen seguidor no puede ser un buen líder.



Somos lo que repetidamente hacemos. La excelencia entonces, no es un acto sino un hábito.



La ciudad (polis) es una de las cosas que existen por naturaleza; y el hombre es, por naturaleza, un animal político



¿Cuál es la esencia de la vida? Servir a otros y hacer el bien.



Sólo hay felicidad donde hay virtud y esfuerzo serio, pues la vida no es un juego.



La menor desviación inicial de la verdad se multiplica después por mil.



La mayoría de las personas prefieren dar que recibir cariño.



La esperanza es el sueño del hombre despierto.



Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.



El hombre solitario es una bestia o un dios.



Los tiranos se rodean de hombres malos porque les gusta ser adulados y ningún hombre de espíritu elevado les adulará.



La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia.



El amigo de todo el mundo no es un amigo.



Nunca se alcanza la verdad total, ni nunca se está totalmente alejado de ella.



La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.



Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.



La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.



Nunca eres demasiado viejo para marcarte otro objetivo. O soñar en un nuevo sueño.



No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.



Considero más valiente al que conquista sus deseos, que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.



Las raíces de la educación son amargas, pero la fruta es dulce.



El educado difiere del no educado tanto como el vivo difiere del muerto.



La educación es un ornamento en la prosperidad y un refugio en la adversidad.



Es la marca de una mente educada ser capaz de entretener un pensamiento sin aceptarlo.



Más se estima lo que con más trabajo se gana.



El placer en el trabajo pone perfección en el trabajo.



El amor esta compuesto de un alma que habita dos cuerpos.



Saber es acordarse.



El sabio no busca el placer, sólo busca la ausencia de dolor.



El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.



Todo hombre, por naturaleza, desea saber.



Así como los ojos de los murciélagos se ofuscan a la luz del día, de la misma manera a la inteligencia de nuestra alma la ofuscan las cosas evidentes.



El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.



En todas las cosas de la naturaleza hay algo maravilloso.



La naturaleza no hace nada incompleto ni nada en vano.



El único Estado estable es aquel en el que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.



En su mejor momento, el hombre es el más noble de todos los animales; separado del derecho y la justicia es el peor.



La virtud de la justicia consiste en la moderación, según lo regulado por la sabiduría.



Si los ciudadanos practicasen entre sí la amistad, no tendrían necesidad de justicia.



El amor se compone de una sola alma que habita en dos cuerpos



No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.



Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, entonces, no es un acto, es un hábito.



Fatiga menos caminar sobre terreno accidentado que sobre terreno llano.



En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza.



El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.



La ley es razón, libre de pasión.



Incluso cuando las leyes han sido escritas, no deberán siempre de permanecer inalteradas.



La ley es orden, y una buena ley es un buen orden.



En su mejor momento, el hombre es el más noble de los animales, pero sepáralo de la ley y la justicia y se vuelve el peor.



Percibir es sufrir.



Ninguna gran mente ha existido nunca sin un toque de locura



No actuamos de la manera correcta porque tenemos virtud o excelencia, sino que tenemos estas al haber actuado correctamente.



Es más valiente el que vence a sus deseos que quien vence a sus enemigos.



Somos lo que hacemos repetidamente; por tanto, la excelencia no es un acto, sino un hábito.



¿Que es un amigo? Una sola alma habitando en do s cuerpos.



Dios es una especie de rueda que mueve todo, pero que ella misma no se mueve



La pobreza es el padre de la revolución y el crimen.



Las revoluciones no se hacen por menudencias, pero nacen por menudencias.



No harás nunca nada en este mundo sin coraje



La dignidad no consiste en tener honores, sino en merecerlos.



La dignidad no consiste en nuestros honores, sino en el reconocimiento de merecer lo que tenemos.



Hacemos la guerra para que podamos vivir en paz.



La aventura vale la pena.



La naturaleza del deseo no es autosatisfacerse, y la mayoría de los hombres vive solo para la autosatisfacción.



Todas las acciones humanas tienen una o más de estas siete causas: azar, naturaleza, compulsiones, hábito, razón, pasión, deseo.



La felicidad es la finalidad última de la existencia humana.



Somos lo que hacemos repetidamente. La excelencia, por tanto, no es un acto, sino un hábito.



No actuamos correctamente porque tenemos virtud o excelencia, las tenemos porque hemos actuado correctamente.



Una golondrina no hace el verano, ni tampoco un buen día, de igual manera un día o una breve temporada de felicidad no hace a una persona completamente feliz.



El dinero es una garantía de que podemos tener lo que queremos en el futuro. Aunque no necesitamos nada en este momento, asegura la posibilidad de satisfacer un nuevo deseo cuando surge.



La naturaleza no hace nada inútil.



Es fácil realizar una buena acción, pero no es fácil adquirir el hábito de realizar tales acciones.



La duda es el principio de la sabiduría.



Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas.



No actuamos correctamente porque tenemos virtud o excelencia, sino que las tenemos porque hemos actuado correctamente.



La juventud es fácil de engañar porque es muy fácil tener esperanzas.



Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.



El hombre más poderoso, es aquel que es totalmente, dueño de sí mismo.



Conocerse a sí mismo es el principio de toda sabiduría.



La felicidad es el significado y el propósito de la vida, la meta general y final de la existencia humana.



Sufrir se torna hermoso cuando alguien carga grandes calamidades con alegría. No con insensibilidad, si no con la grandeza de la mente.



La distancia no rompe la amistad, sólo la actividad de la misma.



¿Qué es una amiga? Es un único alma que vive en dos cuerpos.



¿Qué es un amigo? Una sola alma que vive en dos cuerpos.



Desear amigos es un trabajo rápido, pero la amistad es una fruta que madura lentamente.



El miedo es el dolor que surge de la anticipación del mal.



No nos damos cuenta de un poco de maldad, pero cuando aumenta, ahí sí llama la atención.



Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia.



Solo hay una forma de evitar las críticas: no hagas nada, no digas nada y no seas nada.



Sólo hay una manera de evitar la crítica: no haga nada, no diga nada, y no sea nadie.



Los grandes hombres son siempre de una naturaleza originalmente melancólica.



La amistad es un alma que reside en dos cuerpos.



Un amigo de todos es un amigo de nadie.



Para apreciar la belleza de un copo de nieve, es necesario destacarse en el frío



El amor está compuesto por un alma habitando dos cuerpos.



La amistad es un alma que reside en dos cuerpos.



Hay la misma diferencia entre un sabio y un ignorante que entre un hombre vivo y un cadáver.



Es ignorancia no saber distinguir entre lo que necesita demostración y lo que no la necesita.



Ir en busca de una explicación y admirarse, es reconocer que se ignora.



Los sabios tienen las mismas ventajas sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos.



El ingenio es insolencia bien educada.



El olvido es señal de menosprecio, y por tanto causa enojo.



Podemos asumir la superioridad ‘ceteris paribus’ de la demostración que deriva de un menor número de postulados o hipótesis, en resumen, de menos premisas.



La juventud se deja engañar fácilmente porque se apresura a esperar.



La ilusión es soñar despierto.



La única y exclusiva señal de conocimiento exhaustivo, es la capacidad de enseñar.



Nunca harás nada en este mundo sin coraje. Es la mejor cualidad en la mente junto al honor.



Se quiere más lo que se ha conquistado con más fatiga.



No es suficiente ganar la guerra; más importante es organizar la paz.



La habilidad de exponer una idea es tan importante como la idea en sí misma.



Las raíces de la educación son amargas, pero sus frutos son dulces.



El hombre ideal asume los accidentes de la vida con gracia y dignidad, sacando el mejor provecho de las circunstancias.



Tiempo es la medida del movimiento entre dos instantes.



Cualquier puede cabrearse, es sencillo, pero estar cabreado con la correcta persona, al grado correcto, al tiempo correcto, con el propósito correcta, y de la forma correcta, no esta en el poder de todos y no es sencillo.



La libertad es obediencia a las reglas autoformuladas.



La virtud resplandece en las desgracias.



Los hombres malos están llenos de arrepentimiento.



¿Qué es un amigo? Un alma que habita en dos cuerpos.