× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Alexander Pope

Frases de Alexander Pope

Es uno de los poetas ingleses más reconocidos del siglo XVIII, destacado particularmente por sus traducciones de Homero.

0


  • Bendecido el que no espera nada, porque nunca debería ser decepcionado.



  • Errar es humano, perdonar divino.



  • Un hombre honesto es el trabajo más noble de Dios.



  • Algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto.



  • El que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esta primera.



  • Las historias están llenas de ejemplos de perros fieles que de amigos fieles.



  • El café hace sabios a los políticos y les permite apreciar las cosas con los ojos abiertos.



  • Bienaventurado el hombre que no espera nada, porque nunca será decepcionado.



  • Si podemos reírnos de nosotros mismos, podremos sacar ventaja de la vergüenza



  • Estar enojado es vengar el error de los demás sobre nosotros mismos.



  • Nuestros prejuicios son igualitos a nuestros relojes: nunca están de acuerdo, pero cada uno cree en el suyo.



  • Estar enojados es vengarse de las faltas de los demás sobre nosotros mismos.



  • En la sombra, lejos de la luz del día, la melancolía suspira sobre la cama triste, el dolor a su lado, y la migraña en su cabeza.



  • ¿Quién decide cuando los médicos no están de acuerdo?



  • Estar cabreado es vengar las culpas de otros en nosotros mismos.



  • El orgullo es el vicio que nunca falta a los locos.



  • Enojarse es vengar las fallas de otros sobre nosotros mismos.



  • Toda fiesta es una locura de muchos para la satisfacción de pocos.



  • Las diversiones son la felicidad de aquellos que no saben pensar.



  • Verdadera cortesía consiste en ser fácil de uno mismo, y en la fabricación de cada uno alrededor de un tan fácil como uno puede.



  • Obtenga su lugar y la riqueza, si es posible con la gracia, si no, de ninguna manera hacer las riquezas y el lugar.



  • Algunos ancianos, continuamente alaban el momento de su juventud. De hecho, casi se podría pensar que no hay tontos en su día, pero desafortunadamente ellos mismos se quedan como ejemplo.



  • Un partido es la locura de muchos en beneficio de unos pocos.



  • Los hombres deben ser enseñados como si les enseñó que no, y las cosas desconocidas proponen como lo olvidaron.



  • Muchos hombres han sido capaces de hacer una cosa sabia, más una cosa astuta, pero muy pocos algo generoso.



  • Los hombres más positivos son los más crédulos.



  • No volver es algo para avanzar, y los hombres deben caminar, por lo menos, antes de bailar.



  • Los tontos admiran, pero los hombres de sentido aprueban.



  • Algunas personas nunca entenderán nada, porque entienden todo demasiado pronto.



  • Las lentes de aumento más grandes del mundo, son los propios ojos de un hombre cuando miran a su propia persona.



  • El encanto golpea la vista, pero el mérito gana el alma.



  • En la apatía perezosa, que los estoicos se jactan, su virtud fija, está fija como en una helada.



  • No confíes en ti mismo, sino en tus defectos para saber, haz uso de cada amigo y de cada enemigo.



  • Los necios se apresuran donde los ángeles temen pisar.



  • Sueñan en el noviazgo, pero en el matrimonio.



  • Muchos hombres han sido capaces de hacer algo sabio, más astuto, pero muy pocos algo generoso.



  • La mejor manera de probar la claridad de nuestra mente es mostrando sus defectos; como cuando un arroyo descubre la suciedad del fondo, nos convence de la transparencia y pureza del agua.



  • ¡Dios bueno! ¿Con qué frecuencia moriremos antes de salir de esta etapa? En cada amigo perdemos una parte de nosotros mismos, y la mejor parte.



  • Nuestros antepasados ​​rurales, con poca bendición, pacientes de trabajo de parto cuando el final era descanso, disfrutaron el día que albergó su grano anual, con banquetes y comidas, y una tensión agradecida.



  • El honor y la vergüenza de ninguna condición aumentan. Actúa bien tu parte: ahí reside todo el honor.