× Amor Amistad Cumpleaños Família Tristeza Motivación Reflexión Buenos Días Religión Otros temas Autores

Frases de Esopo

Frases de Esopo

Fue un fabulista de la Antigua Grecia.

0


  • La gratitud convierte lo que tenemos en suficiente. Es la señal de las almas nobles.



  • Nuestra insignificancia es frecuentemente la causa de nuestra seguridad.



  • Nuestra insignificancia es a menudo la causa de nuestra seguridad.



  • Ningún acto de amabilidad, no importa lo pequeño que sea, es jamás malgastado.



  • Unidos permanecemos de pie, divididos caeremos.



  • Es fácil ser valiente desde una distancia segura.



  • A un mentiroso no se le puede creer, aun cuando diga la verdad.



  • Un mentiroso no será creído, incluso cuando dice la verdad.



  • Los malvados suponen que ya os hacen bien con no haceros nada malo.



  • En la unión esta la fuerza.



  • Quédate satisfecho por cómo la naturaleza te hizo, o corre el riesgo de ser despreciado por tratar de ser algo que no eres.



  • Solo los cobardes insultan a la majestad moribunda.



  • Ningún acto de bondad, por pequeño que sea, jamás se desperdicia.



  • Traiciona a un amigo y pronto te darás cuenta que has arruinado tu propia vida.



  • Complace a todos y no complacerás a nadie.



  • Nuestro carácter nos hace meternos en problemas, pero es nuestro orgullo el que nos mantiene en ellos.



  • La unión nos hace tan fuertes como débiles la desunión.



  • Debemos mirar a la mente, y no a la apariencia externa.



  • Si no puedes decir nada bueno, entonces no digas nada en absoluto.



  • Ningún acto de bondad, sin importar cuán pequeño sea, se desperdicie jamás.



  • Las palabras que no van seguidas de hechos, no valen nada.



  • Cuando se necesitan brazos, el socorro en las palabras no sirve de nada.



  • La posesión no es nada si no se une a ella el goce.



  • Quien descuida a los viejos amigos en aras de los nuevos, merece lo que obtiene si pierde a ambos.



  • Si te alabas a ti mismo, serás simplemente objeto de la burla, sobre todo de los que mejor te conocen.



  • Piensa siempre que si haces un daño, tarde o temprano éste regresará contra ti.



  • Ningún acto de amabilidad, no importa si es pequeño, será desperdiciado.



  • Decidió Zeus en pasados tiempos que Hermes grabase en conchas las faltas de los hombres, depositando estas conchas a su lado en un cofre para hacer justicia a cada uno. Pero las conchas se mezclaron unas con otras, y unas que llegaron después que otras, pasaron antes por manos de Zeus para sufrir sus justas sentencias. Por eso no nos incomodemos cuando los malhechores no reciben pronto su merecido castigo. Tarde o temprano les llegará su turno.



  • Siempre corresponde generosamente con tus bienhechores, y por prudencia mantente alejado de los malvados que insinúan hacer lo incorrecto.



  • Un Labrador colocó trampas en su terreno recién sembrado y capturó un número de grullas que venían a comerse las semillas. Pero entre ellas se encontraba una cigüeña, la cual se había fracturado una pata en la trampa y que insistentemente le rogaba al labrador le conservara la vida: - Te ruego me liberes, amo – decía, - sólo por esta vez. Mi quebradura exaltará tu piedad, y además, yo no soy grulla, soy una cigüeña, un ave de excelente carácter, y soy muy buena hija. Mira también mis plumas, que no son como las de esas grullas. El labrador riéndose dijo: - Será todo como lo dices, pero yo sólo sé esto:Te capturé junto con estas ladronas, las grullas, y por lo tanto te corresponde morir junto con ellas. Quien se asocia con el malvado, con él perece.